Querida J.


La Antigua Guatemala, 02 de mayo de 2013

 

Querida Jamie: Estoy seguro que no me conoces, aún así, quería contarte una historia, estaba estudiando una novela de Harumi Murakami en la que la ficción aduna sobre mi, para pronto es domingo por la tarde y viene a mi de nuevo esta historia singular.

 La historia simplemente parece un recuerdo kafkiano o al menos habita en un mundo que construyó el magnifico Kafka, en donde una joven pareja reconoce a primera vista que ambos sienten amor el uno por el otro, tan seguro de si mismos y de lo que sienten deciden voluntariamente y al unísono no decir nada, ya que el destino si lo deseaba los volvería a encontrar y entonces se declararían su amor y vivirían felices. Quiero hacer un alto en esta parte de la historia, ya que la pareja a pesar de haber sabido sobre su amor casi inmediatamente y reconocer en la otra parte lo mismo, quisieron pensar que no estaban preparados para algo especial, lo cual habría que reconocer como un acto muy honesto, decir que uno no esta preparado para algo especial, es digno y dado el contexto de la historia es hasta heroico.

 Continuado con la historia, los jóvenes se preparan e imaginan como podría ser el próximo encuentro, se preparan para decir todo aquello que hubieran deseado en su primer encuentro, se preparan para declarar su amor, se preparan para no tener temor de decir lo que sienten, se preparan para vivir. Eso me lleva a la cuestión única de nuestra vida, creo sinceramente que vivir haciendo lo que uno ama, es sencillamente un privilegio, cuando no es así la vida parece una verdadera mierda, sin embargo para quienes hemos crecido enamorados de la vida, cada circunstancia es especial y así vivimos cada instante, tratando de ser mejores, esperando dar lo mejor, aún si la vida es injusta. Parafraseando a Jaime Sabines un poeta mexicano decía que él no lo sabía de cierto, pero sentirse vivo, es la manifestación máxima de vivir. Es difícil explicar a alguien que tu no conoces, que no has visto o que no tienes idea de que existe, lo que puede llevar a provocar una sonrisa espontánea hacia otra persona, vienes y te imaginas lo que darías por verla sonreír a tu lado, o al menos en su presencia, es difícil explicar que una sonrisa lleve a otra persona a explicar un cuento y en definitiva a querer seguir viviendo.

 La historia de Murakami culmina con un encuentro entre los jóvenes, unos años después, como si el destino los hubiera comprometido a estudiar cada detalle, a imaginar ese encuentro, vienen y al verse, se reconocen, viven de nuevo y recuerdan lo que habían sentido años atrás. Se ven y no saben que decir, se sienten proscritos, se asustan de sentir lo que sienten, se voltean y deciden marcharse, sabiendo que no volverán a verse, renunciando a todo eso por lo que se habían preparado. La historia es triste, injusta y todos aquellos adjetivos que puedan calificar a esta historia como frustrante, como bien lo dije al principio parece una historia kafkiana.

 Jamie, no quiero que me suceda lo mismo, hay ciertas cosas que no puedo dejar de decir simplemente porque alguien no me conoce, o porque quizá nunca voltee a verme, perse no sepa de mi existencia, o porque en definitiva no creo en el destino. Soy de las personas que han caído mil veces, que seguramente volverá a caer, que no soy perfecto. Pero trabajo en ello, trabajo para levantarme mil y una veces, las veces que sea necesario, trabajo para ser mejor cada día, no para ser perfecto, sino para ser feliz, busco la felicidad y en ese contexto debo confesarte que me gustas, me gustas mucho y que estas palabras son para ti, que me gustaría mucho que me conocieras y que me dieras la oportunidad de conocerte, de tratarte y en perentoria de pretenderte.

 

Deferentemente y con mucho cariño Yefrin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s