Hagamos cuentas


Hagamos cuentas

Prefiero retroceder que avanzar. En la retirada se bebe buen vino. Hoy lo bebemos, pero mañana, seguramente, beberemos el agua de la lluvia. Extracto de la novela A farewell to Arms de Ernest Hemingway publicado en 1929

Hemingway narraba en 1929 una escena capciosa acerca de la guerra de 1914, en la cual trata de narrar lo que refleja la antesala de una guerra y lo que presumiblemente pasa luego de ella. En Estados Unidos de América hoy la mayoría de ciudadanos registrados para votar, efectivamente irán a los centros de votación y emitirán dichos sufragios.

Yo veo un panorama muy desalentador tanto para demócratas como para republicanos por algunas razones que desde hace meses se han menguado y hoy más que nunca son más posibles. Ver un escenario como el de 2000 entre George W. Bush y Al Gore, realmente me lleva a pensar que en realidad quien se alce ganador, también deberá plantearse si no ha perdido.

Por lo cual acá explico el panorama que auguro para mañana en 6 puntos importantes:

Primero creo que debemos poner en contexto todo, rescatar que en Estados Unidos existen 50 estados y el Distrito de Columbia y en adelante trataré como 51 estados, cada uno dependiendo de la densidad poblacional tiene un peso ponderado en representación al total de la nación y esto determina el número de delegados que representan el voto del estado en el Colegio Electoral, el Colegio Electoral es el órgano encargado de determinar al Presidente de la Nación, es decir en Estados Unidos se eligen delegados o electores, estos delegados están comprometidos con un candidato, estos pueden ser, demócratas, republicanos o de otro partido. Tradicionalmente los partidos más populares son el partido Demócrata y el Republicano y se supone que cada uno de los delegados están demasiado comprometidos con la causa y los ideales que al momento de elegir a los delegados, es casi seguro que se está haciendo y dando el voto al  mismo candidato. Un sistema similar en Guatemala es usado en la Universidad de San Carlos de Guatemala, así que algunos deben estar familiarizados. El Colegio Electoral está formado por 538 delegados, cada estado está representado y estados como California o Texas que cuentan con las mayores densidades población de la nación, poseen mayor número de delegados, 55 y 38 respectivamente y quien gana el voto popular en el estado se lleva todos los delegados correspondientes, esto sucede con 48 estados, excepto por Nebraska y Maine quienes tienen un sistema diferente de elegir a sus delegados. A partir de esto, el Presidente debe de ser elegido por al menos 270 delegados (el número mágico), 269 representa un empate y solo en tres ocasiones en toda la historia se ha dado.

Segundo, conociendo lo anterior, las casas encuestadoras siempre calculan dos cosas, la tendencia del voto popular y la tendencia en el Colegio Electoral, por ejemplo es posible que en California el partido demócrata como seguramente va a suceder gane con 55% de los votos y el partido republicano quede con 45%, esto denota que los 55 delegados del estado serán demócratas. Es decir en ese estado no habrá nadie que represente al 45% que votó por el partido republicano. Esto podría suponer una tontería, pero así funciona. Así, existen estados en donde la diferencia es menor a ese 5% de California. Todo esto cuando se suma estado por estado puede acarrear dos escenarios, uno que el voto popular corresponda al número de delegados o dos lo que solo ha sucedido una vez, que el voto popular no corresponda al número de delegados. Esto lo abarcaré de manera más amplia en los siguientes puntos. El punto acá es que un escenario en el que el voto popular no corresponde al número de delegados ya ha sucedió una vez y fue en las elecciones en las que se enfrentaron el Ex–presidente George W. Bush y el Premio Nobel Al Gore. En aquella ocasión, el vencedor en medio de abogados y con más de un mes de atraso fue Bush hijo, en aquella ocasión el estado decisivo fue Florida, dado que las elecciones en aquel estado fueron impugnadas y al final se haría un conteo, algo inusual, pero sobretodo trascendente dado que todo se resumía a una diferencia mínima que guardaba Bush sobre Al Gore, al final las Corte Suprema decidió que no habría conteo y así, Bush pasó a la historia con su primer mandato.

Tercero, para entrar en contexto a estas elecciones, debemos hacer cuentas, en un principio determinar el número de delegados seguros de cada partido, para ello, debemos decir que cuando a Barack Obama se le declaró como candidato oficial del partido demócrata el caudal de delegados que se aseguraba era 196 votos y estos no han cambiado y seguramente en los resultados finales no cambiaran, ya que por historia y por lo fuerte que es el partido demócrata en estos 16 estados (California, New York, Illinois, Ney Jersey, Washington, Massachusetts, Maryland, Minnesota, Oregon, Connecticut, Maine, Rhode Island, Hawaii, District of Columbia, Delaware y Vermont) casi aseguran una victoria. Por otro lado hay estados en los cuales no se puede decir que son completamente demócratas, pero se puede afirmar según estimaciones de diferentes casas encuestadoras que tres estados más pueden sumar para Obama (Pennsylvania, Michigan y New Mexico) sumando 41 delegados más. Hasta este punto sumamos y la cuenta es de 237 delegados en el Colegio Electoral. Por lo cual al hacer cuentas hipotéticamente pero con una alta probabilidad de que esto ocurra mañana le faltarían a Obama 33 delegados.

Cuarto, hagamos cuentas para el partido republicano, en un principio y por tradición y porque en 21 estados este partido es fuerte el caudal de delegados seguros es de 170 (estados como Texas, Georgia, Tennesse, Indiana, South Carolina, Alabama, Kentucky, Loussiana, Oklahoma, Arkansas, Mississippi, Kansas, Utah, West Virginia, Nebraska, Idaho, Montana, Alaska, South Dakota, North Dakota, Wyoming), además podríamos decir que otros estados como North Carolina, Arizona y Missouri muy probablemente también aporten sus delegados al caudal de Romney, haciendo cuentas hasta ahora el partido republicano sumaria 206 delegados. Por lo cual hipotéticamente y con una certeza muy alta de que esto suceda de esta manera, a Romney le faltarían 64 delegados para poder alzarse con la victoria.

Quinto, hasta ahora hemos incluido en este análisis a 43 estados, los cuales en las encuetas en todas se aseguran proyecciones en las cuales se marcan una diferencia estadística muy grande y tienen una inclinación casi con seguridad inmutable. Salvo que quizá un evento de extrema relevancia sucediera, como el Huracán Sandy, pero me atrevo a decir que esto solo afectará a los estados en donde afectó, aún así los estados a los que afectó están inclinados o tienden a un candidato, por lo que estadísticamente no creo que exista mucha diferencia entre lo que se proyectaba hace una semana y con lo que pase mañana, sin embargo solo puedo afirmar que la probabilidad de que exista un cambio drástico es mínimo, pero puede ocurrir. Aún en este punto no he tocado lo más importante, los estados bisagra, se les llama así porque pueden ir tanto en un sentido como por el otro puesto que no están definidos, tanto que estadísticamente caen dentro del margen de error y técnicamente pueden estar empatados. Estos estados son Nevada, New Hampshire, Iowa y Wisconsin que tienen cierta inclinación a que decidan brindar su apoyo a Obama aunque con pequeño margen (habló de 1 o a lo sumo 2 puntos porcentuales). Asegurando otros 26 votos. Por otro lado Colorado, Virginia y Florida tienden ser un poco más favorables para Romney, también por un estrecho margen (1 o la sumo 2 puntos porcentuales), esto nos lleva a sumar otros 51 delegados a Romney. Por lo cual en este punto las cuentas si no estoy mal serían para Obama 263 delegados y Romney 256, de otra manera a Obama le faltarían 7 delegados y a Romney 14 para asegurar ser Reelecto Presidente o Presidente de los Estados Unidos. Sin embargo en este punto solo hemos tomado en cuenta a 50 estados. Siendo la mayoría de estados para Romney, pero estos también tienen densidades de población menores a los que Obama domina.

Sexto un empate de 269 a 269 es casi improbable, porque incluso antes de que se realice el conteo de votos en el Colegio Electoral podrían ya sea Obama o Romney acercar a delegados del partido rival por transfuguismo, por lo cual es muy poco probable que esto suceda, el escenario que por el contrario es muy posible y por el cual yo he afirmado que el día de mañana muy difícilmente podría anunciarse a un candidato vencedor, pasa por el estado de Ohio el cual acá es el estado 51 y que aporta 18 delegados. Las encuestas apuntan a un empate técnico entre los candidatos con una ventaja de menos dos decimas del candidato demócrata. Dado al bochornoso caso de Florida, ha existido un precedente y me temo que estas elecciones podrían definirse en el estado de Ohio, y podría darse en las cortes, dado que la gama de abogados experimentados de aquellas elecciones en donde ganó Bush serán los mismos, incluso ya están preparando el arsenal legal con el cual se pueden defender o con el cual pueden atacar, tanto demócratas como republicanos ya tienen un desplegado de abogados, que tanto pueden desplazarse a Ohio u a otro estado bisagra que sea necesario. De haber un empate en el Colegio Electoral, el Presidente es designado por el Congreso y el Vicepresidente por el Senado de los Estados Unidos, en donde es muy probable que luego de estas elecciones la mayoría le pertenezca al partido Republicano y por lo tanto el sesgo será para Romney en cambió el vicepresidente podría ser el mismo Biden, él mismo se pudiera elegir, si por ejemplo en el Senado se da un empate de 50 senadores, Biden tiene la potestad de desempatarlo con su voto y dudo que lo haga a favor del partido Republicano.

Por último creo desde lo profundo que aunque Obama sea virtualmente ganador de estas elecciones, debe someterse a un escrupuloso análisis de su gestión, dado que el voto popular aunque le resulte favorable será por un pequeño margen, deberá valuar lo que ha conseguido y ver que es muy poco el avance que ha tenido sobre lo que prometió, además de dejar las ideas encaprichadas e ideales utópicos sobre los temas debatibles, ya que lo único que ha logrado es dividir al país, además de poner en marcha un plan económico mejor al que está proponiendo, o incluso tomar el de su rival. Desde este blog “Zapatos de un Cronopio” yo auguro una batalla legal en Ohio o incluso en Colorado, Wisconsin o de nuevo en Florida. Las encuestas que he visto de “538 de New York Times” o de el “Washington Post”, parecen estar dentro de los límites estadísticos para confirmar que nada está decidido en esos cuatro estados. Y aunque las encuestas Gallup den un ganador favorito en esos estados,  me inclino en este caso por las encuestas locales, dado el estrecho margen de error y las circunstancias que se están produciendo por un empate técnico.

Así mañana el mundo debe voltear a ver lo que sucederá en el país más poderoso del mundo, ya que mucho de lo que allá sucede repercute acá y en China. Deberemos ver el comportamiento de los candidatos y observar si la democracia es realmente una verdadera democracia, o esperar como dice Hemingway a que mañana bebamos agua de lluvia. Pero claro solo es mi opinión.

Una respuesta a “Hagamos cuentas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s